Ocho consejos para enviar tu manuscrito a una editorial

Ocho consejos para enviar tu manuscrito a una editorial

Cuando, después de meses de escribir la historia que lleva en tu cabeza durante un tiempo, pones la palabra «fin»,  lo único que puedes hacer en ese momento es suspirar y sonreír. A veces incluso se escapa alguna lagrimilla. «¡Lo logré! He terminado la novela», piensas, emocionado. Pero entonces llega la verdadera pregunta: «¿Y ahora qué?». Todas las dudas se acumulan, y la más recurrente es la de «¿qué tengo que hacer para que una editorial publique mi novela?». Pues bien, aquí van ocho consejos que creo que son importantes para conseguir tu objetivo:

  1. Corrige el manuscrito antes de enviarlo. No hace falta que sea una corrección profunda, puesto que ese es el trabajo de la editorial, pero intenta no cometer faltas graves de ortografía. Esto hará que tu manuscrito sea agradable de leer.
  2. Busca editoriales que se adecúen al género de tu novela y al público a la que va dirigida. Muchas veces piensas que es mejor enviarlas a cuantas más editoriales mejor «por si acaso», porque crees que así tendrás más posibilidades de que se publique. Este pensamiento es erróneo. No todas las editoriales publican los mismos géneros, o dirigen sus contenidos al mismo tipo de público. Debes tener en cuenta que es mejor ser selecto y dirigirte a aquellas que se adapten a las necesidades de tu novela.
  3. Busca la dirección de email correcta. Hay muchas editoriales que cuentan con varios apartados de correos electrónicos. Averigua cuál es el indicado para los manuscritos. Por ejemplo, en Ediciones Hati el correo para la recepción de manuscritos es manuscritoshati@gmail.com.
  4. Lee las bases de cada editorial. Es importante leer las bases que tiene cada editorial a las que le vas a enviar tu manuscrito, y cumplirlas cuando envíes tu propuesta. Es recomendable que personalices cada envío dependiendo de la editorial a la que te dirijas, ya que la mayoría suele recibir muchísimos manuscritos y una buena presentación puede hacer que tu obra destaque y despierte el interés del editor o la editora.
  5. Redacta el correo. Es importante que te dirijas a la persona a la que le vas a enviar el manuscrito por su nombre, pero si no lo sabes cómo se llama siempre puedes dirigirte al «editor/a», «departamento editorial» o «departamento de lectura». En el cuerpo del texto debes presentarte e introducir tu propuesta brevemente. El tono en el que lo escribas debe ser amable, pero ni muy desenfadado ni muy formal. Te estas dirigiendo a alguien desconocido, así que lo mejor es ser cercano y profesional. Evita incluir frases del estilo «me gusta mucho escribir…» o «mi sueño siempre ha sido publicar un libro…», porque lo más seguro es que ese pensamiento lo comparta el resto de gente que ha enviado su manuscrito y no te hará destacar. En el asunto es importante añadir «original» o «manuscrito», ya que hará que el email sea fácil de identificar.
  6. Adjuntar una carta de presentación. Algunas editoriales te lo pedirán y otras no, pero en cualquier caso es interesante adjuntarla porque, además de hacer que tu correo llame la atención, ahorra tiempo a la editorial y le facilita el trabajo. En una carta de presentación debe aparecer.
    • El nombre completo o el seudónimo que quieras usar.
    • Los datos de contacto. Lo más importante es añadir el correo electrónico y el número de teléfono.
    • Tu trayectoria. No hace falta que sea un currículum extenso, pero sí unas breves líneas sobre lo que has estudiado, a qué te dedicas, qué quieres hacer, si tienes experiencia previa en el sector editorial…
    • Tu biografía. No hace falta que cuentes tu vida, pero sí que te centres sobre todo en todo aquello relacionado con el mundo de la escritura. Por ejemplo, ¿has ganado algún premio? ¿Has publicado anteriormente? ¿Tienes alguna recomendación de alguien importante dentro del mundo editorial o cultural? Con un párrafo es suficiente.
    • Las redes sociales. Si escribes en un blog o perfil literario, o tus redes cuentan con un número distintivo de seguidores, no te cortes y no dudes en añadirlo.

Una vez te hayas presentado, el siguiente paso es presentar tu obra. Puedes hacerlo en la misma carta de presentación o en una carta de propuesta editorial. En ella, deben incluirse los siguientes datos:

  • El título de tu novela.
  • El argumento y la sinopsis. Es decir, presentar la trama, los personajes, el tiempo en el que transcurre la historia, los giros dramáticos y el clímax de la obra (si los hubiere) y el final.  No te preocupes por hacer spoilers: a la editorial le interesa saber exactamente qué se va a encontrar. Es interesante indicar también la estructura de la novela. ¿Tiene un prólogo o un epílogo? ¿En cuántos capítulos se divide? ¿Cuántas palabras tiene?
    • La información de tu obra. Esta parte es opcional, pero creo que añade bastante valor a la propuesta. ¿Y quién va a conocer mejor tu obra que tú? Algunos datos que deben indicarse en este apartado sobre la novela son el género, la temática, qué obras existentes calificarías como similares, si tiene algún referente, el público al que se dirige…
    • Explicar por qué quieres publicar con esa editorial. Es muy interesante para el editor o la editora que lea tu propuesta conocer el motivo que te ha llevado a elegir esa editorial y no otra. Evita las adulaciones o expresiones vacías, simplemente sé sincero y educado y explica los motivos reales. No hace falta que te extiendas mucho, con un breve párrafo es suficiente.

Toda la información debe ocupar 2-3 páginas aproximadamente.

7. Adjunta el manuscrito. No olvides que un manuscrito bien presentado es un buen manuscrito. Y con bien presentado no me refiero a que se presente en formato «libro», con fuentes poco legibles, ilustraciones insertadas y colorido. Es preferible para las editoriales que el manuscrito llegue lo más sencillo posible, ya que facilita la lectura y se puede leer en cualquier formato de una manera más cómoda (el e-book, el móvil, el ordenador…).

  • Características. Normalmente, en las bases de las editoriales vienen indicadas las características en las que quieren que se presente el manuscrito. Pero, de no ser así, te recomendaría que utilices una fuente legible (como Times New Roman, 12, o Arial, 11) y un interlineado espaciado para poder leer con fluidez (un 1,5 está bien). El texto es mejor que esté justificado y los márgenes deben ser anchos (sobre 2 o 2,5). Además, es recomendable paginar el documento. El manuscrito debe enviarse en formato Word (o similar) o PDF, ya que, además de facilitar la lectura, hace posible que el editor pueda anotar en él.
  • Por último, debes adjuntar tu propuesta editorial. Hay gente que envía el manuscrito completo, y otros prefieren enviar algunos capítulos de muestra. Muchas veces esto se indicará en las bases de las editoriales. No te preocupes por el plagio. Las editoriales eliminan las propuestas que no han sido seleccionadas. Pero si te quedas más tranquilo, que sepas que, si tu manuscrito interesa, el editor o la editora siempre te pueden escribir para que les envíes el resto para evaluar el proyecto.

8. Ten paciencia. Las editoriales reciben muchos manuscritos y es posible que tarden tiempo en responder. Si no recibes una respuesta o no aceptan tu manuscrito, ¡no te preocupes! Siempre habrá otras oportunidades. Lo importante es seguir intentándolo y, lo más importante: ¡no dejar de escribir!