Entrevista con Ana Pérez de Cámara e Isabel de las Heras Vidal

Ishi va a la escuela, de Ana Pérez de Cámara e Isabel de las Heras Vidal

Por Laura Cano

Ediciones Hati acaba de sacar un título muy especial: Ishi va a la escuela. Se trata de un cuento para niños de hasta 6 años que introduce a los pequeños en la lengua de signos. Ana Pérez de Cámara e Isabel de las Heras Vidal están detrás de este proyecto tan bonito. Tal y como nos cuentan, se conocieron de manera muy fortuita, pero enseguida congeniaron en su visión para la educación.

¿Cómo surgió la idea de crear un libro como Ishi va a la escuela? Nos interesa mucho conocer la historia de esta alianza entre Ana e Isabel.

Isabel: Ana y yo nos conocimos a través de LinkedIn. Ella quería comprarme el libro Mundos diferentes. Las dos tenemos ideas parecidas sobre la educación y a veces hemos quedado para intercambiar ideas. A Ana le surgió una idea del cuento, me mandó su texto, lo leí y me gustó y empezamos a colaborar.

Ana: Supe del trabajo de Isa por mi profesora de LSE. Como le encantaba los cómics que hace, mis compañeros y yo decidimos comprarle uno de sus libros, Mundos diferentes, y desde aquel día hemos creado una bonita amistad.

La historia de Ishi, se me ocurrió cuando hice el B1 de LSE. Soy maestra de infantil y creo que la inclusión es necesaria desde pequeños para desarrollarse íntegramente. Cuando fui conociendo más sobre la cultura sorda, me imaginé una situación de un niño sordo en una clase de oyentes. Fui madurando la idea hasta que surgió la historia definitiva, un año después. Se lo pasé a Isa y comenzamos a colaborar.

Ishi es una gárgola que se comunica en lengua de signos. ¿Los niños que lean Ishi va a la escuela pueden aprender algo de esta lengua?

Isabel: El objetivo del libro es animar a los niños y niñas a aprender la Lengua de Signos dando magia a las manos.

Ana: El primer propósito de todos mis cuentos, es el de disfrutar la historia. Sobre todo, que descubran que sus manos puedan hablar. Después, sí, creo que pueden conocer que hay una lengua que se llama lengua de signos española. Por lo que el cuento puede dar un poco de visibilidad a la comunidad sorda. Es un primer paso para aprender, pero no solamente los niños, sino los adultos también.

¿Qué pueden aprender los niños oyentes que lean el libro?

Isabel: Lo primero es aprender a comunicarse con una persona que domina la Lengua de Signos y nunca sentirse excluida.

Ana: Creo que los cuentos son una ventana para mirar más allá de tu mundo. Por lo que creo que los peques, tanto oyentes como sordos, pueden identificarse con esta historia y aprender que hay muchísimas lenguas en este planeta y muchas maneras de comunicarnos.

¿Creéis que falta material lúdico y didáctico para niños que ayude a la integración de las diversidades funcionales?

Isabel: Existe material didáctico del tema. Nuestro libro es un material más.

Ana: Como apunta Isa, hay bastante material. Con el avance de algunas tecnologías se ha facilitado la comunicación en LSE y se ha podido dar a conocer más. Yo creo que no es problema de los materiales, sino de dar más recursos y apoyos a los maestros, para que puedan enfrentarse a este tipo de situaciones.

Nos encanta vuestro proyecto y queremos saber si tenéis nuevas ideas en el tintero. Si es así, ¿podemos saber un poco de vuestros futuros proyectos?

Isabel: Si hay mucha demanda, podemos seguir trabajando en esta misma línea de la gárgola Ishi.

Ana: Como apunta Isa, que también alguna vez hemos hablado, podríamos seguir con alguna aventura más de Ishi; si a la gente le gusta. En cuanto a proyectos míos, tengo un par de cuentos que estoy terminando y una novela que espero que pronto salga a la luz, y sigo escribiendo otras. Para mí, la escritura es algo mágico, me ha hecho conocer a gente maravillosa, que conectan con mis historias. Espero poder seguir alimentándome de esta energía tan maravillosa.